Si los filósofos hacen continuas referencias a Platón, los jóvenes tienen Los Simpson: hoy damos un paseo por Springfield

Debido a que el pasado domingo 10 de mayo se celebraría el Día de Apaleamiento, os traigo los que, para mí, son las mejores entregas de esta serie.

10. El enemigo de Homer o cómo la ignorancia te hace feliz (23×8, 1997)

La incompetencia laboral (y como persona en general) de Homer queda una vez más retratada. Esta pequeña alabanza a la mediocridad muestra como “Graimito”, un trabajador decente, comienza a enloquecer ante el relativo éxito de Homer pese a su ineptitud.

9. Kampamento Krusty o cómo librarte de tus hijos en verano (1×4, 1992)

Homer y Marge mandan a sus hijos al campamento Krusty para poder pasar tiempo juntos. La manera perfecta de librarse durante un tiempo de sus hijos se transforma en la pesadilla de estos últimos. Trabajos forzados, caminatas sin retorno e instalaciones decadentes provocan una rebelión infantil en el campamento liderada por Bart.

8. Lisa, la reina del drama o Lisa y su amiga la loca (9×20, 2009)

El paralelismo entre el Caso Parker-Hulme y la historia narrada en este capítulo resulta ciertamente espeluznante. En ambas historias, dos amigas se hacen inseparables e imaginan un mundo de fantasía donde no estarán jamás la una sin la otra. Lo que en la vida real acabó con el asesinato de la madre de Parker, en la ficción amarilla termina con Lisa desencantada con su amiga Juliet.

7. Papá rabioso: La película (14×22, 2011)

Bart y Milhouse se hacen famosos al caricaturizar a Homer, haciéndole parecer un simio que se enfada por cualquier minucia. Pese a que en un comienzo esto ofende a Homer, el padre de familia, tras ver la oportunidad de atribuirse el mérito, opta por aprovechar el tirón de Papá Rabioso.

6. La última salida de Springfield o Lisa necesita un aparato (17×4, 1993)

Es archiconocida la canción que resume el tema de este capítulo: Lisa necesita un aparato… ¡Seguro dental! . Esta situación de necesidad lleva a Homer a zambullirse en el mundo sindical, convirtiéndose en presidente del sindicato de la central nuclear y convocando una huelga para recuperar el seguro dental que, en un comienzo, cubría la empresa.

5. Aventura en china o Selma adopta a una niña china

La familia Simpson viaja a China junto a Selma Bouvier, la hermana “solterona” de Marge, para que esta adopte un bebé. El instinto maternal de Selma supera la animadversión que siente por su cuñado Homer, que finge ante las autoridades chinas ser su pareja.

4. Tal como no éramos o cómo se conocieron Marge y Homer (13×15, 2004)

En este capítulo descubrimos la entrañable forma en que Marge y Homer se conocieron de pequeños en un campamento. Aunque Marge se disgusta en un primer momento al recordar la historia, termina por conocer la versión de Homer y el porqué no pudo ir a verla la segunda noche, lo cual termina fortaleciendo aún más su relación.

3. Homer tamaño king-size (7×7, 1995)

Homer descubrió en su momento lo que era el teletrabajo: estar todo el día en casa frente al ordenador y coger unos kilos de más (Aunque Homer los coge queriendo. En este capítulo Homer explora los límites de su vaguedad, llegando a dejar que un pájaro mecánico realice su trabajo.

2. Nos vamos a Jubilandia o el parque de atracciones de Maude Flanders (15×12, 2001)

Ned Flanders encuentra el boceto de parque temático que hizo su fallecida mujer y decide llevarlo a la realidad. Dulce ironía que en el parque de atracciones del más beato de Springfield ocurran “milagros” que resulten no ser más que un escape de gas que intoxica a los visitantes. ¿La religión es el gas del pueblo entonces?

1. La elección de Selma o Duffland (13×4, 1993)

El primer lugar en mi corazón lo ocupa la visita de los niños Simpson a Duffland: origen de muchos memes y de una alegre canción que invita a los niños a beber cerveza Duff, muy a tono con la tendencia family friendly actual.