Adrián Huertas es un piloto de motociclismo que, a pesar de su buen palmarés y talento, no ha tenido las cosas fáciles hasta ahora. Las lesiones son una de las mayores sombras que se han cernido sobre su carrera.

No todo es lujo y un camino de rosas en el mundo de los deportes de motor. En realidad, las personas que se mueven en él saben perfectamente que se trata de una montaña rusa donde los picos son muy altos y las caídas quitan el aliento. Adrián Huertas es consciente de ello. En su corta pero intensa carrera ha experimentado las dos caras de este deporte. Desde lesiones encadenadas y falta de patrocinadores hasta ser seleccionado para participar en la Red Bull MotoGP Rookies Cup. Ahora se enfrenta a otro reto: adaptarse a una competición nueva para él.

DSC_0123-2
DIEGO SIMÓN

¿De dónde nació tu pasión por el motociclismo?

Pues la verdad es que es un poco curioso porque ninguno de mis padres montaba en moto. Mi padre compró unas minimotos chinas y él se quedó una y su socio se quedó otra. La suya se la quedó mi hermana y ella empezó a montar. Yo cuando tenía cuatro años en mi pueblo me surgió esa expectativa de querer probarlo también. Entonces mi padre le pidió a su socio la minimoto y empecé a montar. Curiosamente, mi hermana dejó de montar en moto por mí. Yo seguí y aquí estoy ahora mismo.

¿Cuándo fue la primera vez que competiste y cómo lo recuerdas?

La primera vez que competí fue en una carrera de mi escuela donde entrenaban e hicieron una carrera un domingo. Los demás corrían con minimotos Polini que son, por así decirlo, las marcas buenas del mercado y yo corría con la moto china que te he comentado. Y aun así gané la carrera. Fue una bonita experiencia.

¿Y cuál ha sido el momento más especial que recuerdas de tu carrera hasta ahora?

Yo creo que la carrera de Cheste 2017 en Pre-Moto3 en el Campeonato de España. Venía de correr Pre-Moto4 que es un campeonato poco conocido debido a la falta de economía para poder correr Moto4, que es el paso anterior. Entonces yo iba con la expectativa de hacer un buen resultado porque durante la pretemporada era rápido, pero durante la carrera empecé a sentirme cómodo. Llegué a escaparme y conseguí ganar.

Los años de 2018 y 2019 fueron muy duros para ti, sobre todo con el tema de las lesiones. ¿Dónde encontraste la motivación para seguir?

La verdad es que la motivación para seguir la tenía en que cada vez que me recuperaba, volvía a subir en la moto y seguía siendo igual de rápido, o incluso más. Cada vez me hacía más fuerte. Aparte, una de las grandes motivaciones que me ayudaba a seguir es mi familia y la gente que me apoya porque no han parado de confiar en mí nunca. Y eso también me ha ayudado bastante.

DIEGO SIMÓN

Hace poco te encontraste en la tesitura de no tener patrocinadores y pensar que no ibas a poder seguir corriendo. Compartiste un post de tu situación en redes sociales como Instagram, pidiendo difusión. ¿Esperabas tanto apoyo y repercusión? ¿Hubo algún mensaje en especial que te emocionase?

No me esperaba tanta repercusión porque en Facebook realmente llegamos a veinticinco mil personas y en Instagram cinco mil. Tuve apoyo de gente que no me esperaba que lo fuera a tener. Me emocioné bastante.

En tan solo unos días pasaste de un momento tan duro a recibir buenas noticias como es tu fichaje por equipo ProGP Racing para correr en el Campeonato Mundial de Supersport 300. ¿Cómo y cuándo recibiste la noticia?

Fueron días muy duros porque lo de dejar de correr fue de un día para otro. Pasamos de tener un proyecto bastante emocionante a que de repente nos viéramos en la situación de tener que buscar a la desesperada porque seguíamos teniendo mucho sitio para correr, pero pedían bastante dinero. Encontramos este equipo que tenía muchas ganas de hacerlo bien por ser su primer año en el Mundial y yo también tengo muchísimas ganas de demostrar mi potencial. Creo que puede ser una combinación bastante buena.

Ahora tienes que adaptarte a una nueva moto y a una competición nueva. ¿Cuáles son tus objetivos para esta temporada?

Siendo un piloto como yo que vengo de la Red Bull Rookies Cup te lo tienes que tomar un poco con calma, pero a la vez tienes que empezar bastante fuerte desde el principio. Creo que carrera a carrera y conociendo bien la moto podemos llegar a hacer buenos resultados. Más adelante te podré decir más o menos a lo que aspiramos porque ahora mismo sin haber probado la moto no podemos decir cómo va a ir.

¿Y te has marcado objetivos a largo plazo?

Sí, mi objetivo a largo plazo siempre ha sido llegar al Mundial de MotoGP y, por qué no, conseguir un campeonato, aunque es muy difícil. Pero creo que con esfuerzo y dedicación las cosas se consiguen. Voy a intentarlo.

En el mundo del motociclismo hay muchas cosas buenas, pero obviamente también hay bastantes aspectos negativos. ¿Cuáles son esas cosas negativas qué tu has vivido en tu piel y cómo las cambiarías?

En mi opinión, el tema de que un piloto tenga que pagar cantidades extremas por correr creo que es algo que se debería cambiar porque al final no es algo natural. Al final el equipo trabaja para el piloto, y la combinación de un buen resultado es piloto más equipo. Creo que todo se debería igualar un poco. También se debería apoyar un poco más las categorías base porque sí que es verdad que cuando estás en MotoGP cobras muchísimo dinero por regla general, pero el trayecto hasta MotoGP es algo muy costoso. Además, pediría que los pilotos del Mundial vieran a los que estamos intentando llegar a su categoría para darnos la oportunidad que a ellos a lo mejor no les pudieron dar.

DIEGO SIMÓN

¿Cómo describes tú el motociclismo y cómo animarías a la gente para que lo siguiera?

El motociclismo lo describiría como adrenalina y emoción. Al fin y al cabo, en otros deportes no hay la misma adrenalina que ir a 270 kilómetros por hora o incluso más. También lo describiría como emoción porque en categorías como en la que he entrado hay continuos adelantamientos. Creo que si vieran una carrera completa se aficionarían a este deporte.