Los psicópatas son uno de los recursos y temáticas que vemos más a menudo para nuestro entretenimiento. Pueden, o no, estar basados en hechos reales, pero siempre suelen ser sinónimo de éxito.

¿Qué tienen estos personajes que nos atrae como un imán? ¿Por qué disfrutamos de sus victorias y nos entristecen sus derrotas? Los personajes de estas series son los malos, los villanos, los asesinos despiadados, pero quienes los escriben nos hacen apartar todo esto a un lado y consiguen que caigamos rendidos a sus pies.

 

En muchas ocasiones nos suelen gustar más que los héroes o los protagonistas, si no lo son ellos mismos. Sus personalidades parecen ser mucho más profundas y complejas que las del resto de personajes, los espectadores anhelan saber qué hay detrás del asesino, qué les ha hecho ser así o cuáles son sus motivos y, normalmente, estas incógnitas suelen formar una parte esencial de las tramas, que se revelan poco a poco o incluso al final.

 

El morbo es el factor principal que explica la fascinación de los espectadores por estos individuos, de hecho es algo tangible en buena parte del entretenimiento que consumimos de distintas maneras, como los reality shows. En este caso, lo que atrae es lo prohibido, lo moralmente reprobable. Podemos llegar a disfrutar de un asesinato ficticio sin sentirnos culpables y sin pensarlo demasiado, y podemos enamorarnos y sentirnos atraídos por una persona horrible.

Espero no ser la única que ha tenido un pequeño crush enfermizo por alguno de este tipo de personajes y así encontrar consuelo y justificar que no necesito comentárselo al psicólogo. Por ello en el artículo de hoy os traigo mi muy personal ranking de los psicópatas de los que me más enamoré en pantalla.

1- ‘Killing Eve’: Villanelle

Esta serie británica cuenta con uno de los personajes más amados de los últimos años, por el que su actriz Jodie Comer ha ganado múltiples premios a su interpretación. Villanelle hace de cada asesinato una obra de arte, tal vez no nos desagraden tanto ya que no llegamos nunca a conocer a sus víctimas de manera profunda, son simples desconocidos, incluso para ella, que solo está haciendo su trabajo. Es divertida, infantil, creativa y completamente impulsiva por una parte. Por otra, es eficiente, calculadora y fría, pero consigue enamorarnos a todos, tanto a los espectadores como al resto de personajes de la serie. Su gran magnetismo es irresistible, da igual si son sus enemigos, sus jefes o sus víctimas.

Villanelle-jodie-comer
Fotograma de ‘Killing Eve’ (2018) de Phoebe Waller-Bridge.
2- ‘Dexter’: Dexter Morgan

Dexter es un clásico en esta categoría. La serie estrenada en 2006 cuenta con una gran base de fans, incluidos mis padres. Este personaje justifica sus acciones en su misterioso pasado, que le crea una necesidad inherente de matar. Por ello, crea un código donde promete solo matar a gente que lo merezca y desarrolla unas técnicas infalibles para nunca ser pillado, por suerte se dedica a ser forense así que no le resulta demasiado problema. Por otra parte, Dexter es muy buen compañero de trabajo, amigo, hermano, marido y padre, que trabaja muy duro para ocultar esa parte de sí mismo. Este personaje tiene un claro contraste: se disfraza de héroe cargándose a los tipos malos pero, ¿realmente sus crímenes están justificados?

Episode 806
Fotograma de ‘Dexter’ (2006) de James Manos Jr.
3- ‘Sherlock’: Jim Moriarty

La serie británica cuenta con uno de los villanos más clásicos de la historia, sacado de las novelas de Arthur Conan Doyle y renovado al estilo de 2010. Jim Moriarty es un personaje de lo más excéntrico, y de una manera o de otra siempre consigue atormentar a nuestro amado Sherlock Holmes y su compañero Watson. Es extremadamente sarcástico, gracioso y explosivo, su presencia es cautivante y sus dotes de manipulación son de lo más impresionantes. Moriarty es capaz de acaparar y confundir a las mentes más privilegiadas, y es el rey de las sorpresas, su crueldad, de alguna manera, es lo que más nos hace admirarle.

moriartycrown
Fotograma de ‘Sherlock’ (2010) de Mark Gatiss.
4- ‘Westworld’: Dolores Abernathy

La inteligencia artificial es la protagonista de esta serie de 2016. Sus personajes nos hacen cuestionar las líneas entre la tecnología y la humanidad, y la ética detrás de todo ello. Dolores Abernathy vive en un mundo western, es preciosa e inocente, pero cuando se empieza a cuestionar su naturaleza y sus capacidades se convierte en una máquina de matar. Dolores consigue sus objetivos sin ninguna piedad o contemplamiento, no importa a quién se lleve por delante. Sus poderes de convicción son de lo más admirables y siempre consigue nuevos aliados a su causa, aunque esto acabe con sus vidas. Pero, ¿hasta qué punto es responsable de sus acciones? Para descubrirlo tendrás que echarle un vistazo a la serie. 

Dolores
Fotograma de ‘Westworld’ (2016) de Jonathan Nolan.
5- ‘You’: Joe Goldberg

Ya lo sé y todos lo sabemos, este personaje es horrible. Probablemente el personaje sobre el que más se ha hablado y más polémica ha causado desde que se estrenó la serie en Netflix, incluso el mismo actor llegó a hablar en redes para concienciar a la gente de que no está bien amar a su personaje, pero aunque sea enfermizo, los fans hicieron caso omiso. Joe justifica sus actos atroces por amor, a veces parece que simplemente es un amante muy dedicado, pero caer en sus redes es un grave error. Es un gran manipulador y acosador aunque se justifique constantemente. Esta serie tiene una enorme dosis de realidad y nos hace darnos cuenta de que toda la información que compartimos en redes puede convertirse en un peligro.

Joe
Fotograma de ‘You’ (2018) de Greg Berlanti y Sera Gamble.

¿Qué hace diferente a estos psicópatas de otros a los que odiamos como Joffrey Baratheon o Ramsay de Juego de Tronos? ¿Dónde está el límite de lo desagradable, vil y cruel? ¿Será el relato en primera persona de Joe y Dexter, el estilo de Villanelle o la aparente inocencia de Dolores? Desde luego hay que hacer responsables a los grandes escritores y creadores de estos personajes que nos hacen cuestionarnos nuestra salud mental y nuestros valores.

La reflexión final de mi oda a estos personajes es que debemos tener cuidado y cabeza. Podemos enamorarnos de estos psicópatas durante el episodio, pero luego es hora de volver a poner los pies en la tierra, y darse cuenta que simplemente es un gusto culposo o una fantasía ficticia, que estos personajes tienen trastornos mentales que no debemos romantizar en la vida real, la cual siempre debemos separar de la ficción.