Discordia retoma la literatura con un pleno de tres poesías. Mónica Okoro abrirá sus alas para escapar de la rutina mientras Aleixen reflexiona sobre lo acontecido durante la reciente etapa de confinamiento. Como guinda del pastel, Cosmin M. Marina nos transporta al gélido invierno entre metáforas, rimas y contrastes.


Viernes, 24 de abril- Mónica Okoro

La rutina me abruma
mientras sus horas me vacían.
Me asusta el freno,
la preocupación me nubla.
Cambio el rumbo de mi velero
y la tranquilidad aparece,
respiro, me escucho, camino.

Yo vivo
Sonrío.

velero

Puedes seguir y leer a Mónica Okoro en su cuenta personal de Instagram: @monicaokoro.


(Confi)n(a)dos- Aleixen

Flor de luto a quemas ropas,
cielos, bosques, más cimientos.
Rompes vallas, dos ”te quiero”.

Cumples, bebes, agradece.
Sol que agota los sentidos,
¡me derrito!, te repito.

Cielo que nubla los barrancos del delito.
Cueva y cerco, cierro, espero.
Canto acuerdo, pájaro jilguero.

Fumas de un árbol, ¡malnacido!, enriquecido.
Golpes fuertes y delirios,
más te río, te imagino.

Rota magia imaginada.
Más te digo: ¡me concibo!

Dices qué, finges, creces.
Crees en la noche, en su toque,
tu derrote. Acábalo.
Adormilado, acartonado,
vete y sabe, sed de sable.

Casa amarga,
cinco vidas hoy reflejan seis partidas.

noche

Puedes seguir y leer a Aleixen en su cuenta literaria de Instagram: @poetasincabida.


Escarchas de sonrisa- Cosmin M. Marina

La cándida albura cubría el cielo
al término de los días nublados.
Hacía eternidades que se fue,
abdicó en el calor su reino.

Y este, cruel deprimido rayo,
marchitó todos los pétalos de hielo.
Ardió el agro ante la furia,
enrabió airada la ya llanura.

Brotó el sudor de frente a frente
encadenado a los que, en deseo, buscan.
Me desvivo infame por cada instante
en el que no estás.

Mi dama helada de los albas
que entre la niebla naces.
Busco tu cano candor
bajo la luz nocturna.

Mi piel codicia el frío túmido,
impávido a tus ojos frígidos.
Me enamoré del marginado cuento,
de esa escarcha en tu sonrisa.

Del tibio cuerpo que, en afecto,
congela a su paso el terreno.
El día de la nieve,
el día que volvió a su puesto.

Ese día, la ventisca soñó
con ver a la dama de los hielos.

hielo

Puedes seguir a Cosmin M. Marina en su cuenta personal de Instagram: @cosmin99k. Además, ya está disponible su poemario El vivir enamorado en la página web de la editorial Libros Indie.


Aquí concluye la Vitrina literaria de agosto. Recuerda que si quieres participar, solo tienes que rellenar el formulario de la pestaña Colabora o escribiéndonos a discordiamagazine@gmail.com