El nuevo ‘reality show’ de Neox combina salseo, creación de contenidos y videojuegos

Atresmedia inició hace tres semanas uno de sus grandes proyectos de esta temporada: Top Gamers Academy, el primer reality show gamer centrado en el mundo de los videojuegos. Cada semana, 18 concursantes divididos en tres equipos compiten para alcanzar las máximas puntuaciones en los diferentes juegos (Fornite, Gran Turismo y Clash Royale) para llevar a su equipo al estrellato, evitar ser expulsados y conseguir ser el mejor gamer para poder participar en la competición OSL en Seúl.

La cadena busca con esta nueva producción introducirse en uno de los universos con mayor crecimiento en audiencia y comunidad en los últimos años. Para ello, han creado un gran diseño multimedia en el que se incluyen medios como YouTube, Twitch, redes sociales y plataformas de vídeo bajo demanda. Igualmente, dan un paso más allá en la interacción con los espectadores al proporcionarles cuentas personales en Instagram y Twitch, así como streamings y encuentros diarios.

Asimismo, el programa apunta a una televisión del mañana al convertirse en un producto especialmente pensado para la distribución digital. Atrás queda la financiación ligada a las audiencias para dar paso a unos ingresos dependientes casi exclusivamente de los patrocinadores. PlayStation, Kit Kat, Pepsi o Berskha son algunas de las marcas que decoran cada uno de los rincones de la Academia. De esta forma, las galas emitidas en Neox pasan a ser una penosa representación del formato en la que lo único interesante es la expulsión y la formación de los equipos.

Atracción

La gran atracción del programa son los llamados team owners encargados de dar nombre y capitanear cada uno de los tres equipos: El Rubius, Willyrex y The Grefg. Juntos suman más de 70 millones de suscriptores en YouTube y 11 millones en Twich, siendo de los creadores de contenido gamer más vistos a nivel nacional e internacional. Aunque Dalas reveló que su sueldo ronda el medio millón de euros por cabeza, su función es principalmente publicitaria ya que a lo largo de la semana solo se materializan a través de pantallas durante dos horas.

Por detrás de los grandes nombres, los verdaderamente encargados de dirigir y gestionar los equipos son los team managers, amigos menos famosos de los capitanes. Mangel, Fargan y Ampeter no serán la imagen del programa, pero sí las caras que más se ven. Junto a ellos, destacan los profesores de cada uno de los videojuegos (Lucas Ordoñez, Suja y Carlota Solís) y Anouc (Ana Oliveras), directora de la Academia. Todos ellos combinan su labor educativa con la presentación y el casteo de las diferentes competiciones con la ayuda del presentador, Jordi Cruz.

Enamoramiento

Aunque los grandes nombres de los team owners son el destello de luz que llaman la atención, como en cualquier reality show son los concursantes las estrellas que hacen que te quedes. Noemí Galera, directora de castin de Gestmusic, ha vuelto a demostrar su merecido puesto al conformar un grupo diverso en el que, además de ser buenos jugadores, se caracterizan por su personalidad, carisma, simpatía, buen humor y competitividad.

Top Gamers es un programa en el que se dejan los nombres a un lado para dejar paso a los avatares. Muchos de los participantes parten con grandes comunidades como creadores de contenido online (como es el caso de Stark, @iGestark en Twitch, con más de 271.000 seguidores) o por su experiencia en competiciones profesionales de eSports (como MAPXMEN). En el otro extremo, podemos encontrar perfiles más desconocidos que gracias al programa han podido formar su propia comunidad como Chuca o Arya.

Fruto de un buen trabajo, los amantes de los reality shows también encuentran su entretenimiento en las relaciones entre concursantes. Triángulos amorosos, celos, muestras de cariño, sentimientos unidireccionales, parejas en el exterior… pero también mucha amistad, apoyo y compañerismo entre equipos. Tampoco faltan las discusiones, peleas, enfrentamientos y malas palabras fruto de la convivencia y la competencia perpetua.

Resultado

Si hablamos de datos de audiencia, la primera gala marcó unos no despreciables 280.000 espectadores (4% de share), que se reducirían a 128.000 (0,75% de share) dos semanas más tarde. Sin embargo, la forma de contabilizar al público está cambiando y el objetivo del programa no es superar los grandes formatos de Telecinco o Antena 3. En las primeras 24 horas de emisión el reality show consiguió más de 2,6 millones de reproducciones en sus canales de YouTube y Twitch, al mismo tiempo que se posicionaba como uno de los programas más comentados en redes sociales. Además, Gestmusic, productora del programa, destacaba su capacidad de sobrepasar fronteras, pues el 70% de la audiencia digital proviene de países latinoamericanos como Colombia, Chile, Argentina o Uruguay.

Queda en el aire la continuidad de Top Gamers Academy en una nueva edición. Con todo, el formato nos demuestra la que probablemente sea la nueva forma de hacer televisión: una gran amalgama de plataformas, interacción, creadores de contenido y patrocinadores.