Spider-Man: No Way Home ha vuelto a estrenarse en cines con una versión extendida — Spoilers de la trama principal

En Discordia hemos tenido la oportunidad de volver a ver en el cine Spider-Man: No Way Home con sus nuevas escenas adicionales. Y, además de poder disfrutar de estas, también ha sido la ocasión perfecta para hacer un revisionado de la cinta, esta vez sin todo el hype generado durante meses que la rodeaba y podía hacer que se distorsionara nuestra opinión sobre ella. Pero la realidad es que Spider-Man: No Way Home no es solo la mejor película de la trilogía de Tom Holland, sino que también es una muy buena película de superhéroes. Pero ¿por qué funciona tan bien? ¿Cuáles son sus fórmulas?

Conexiones y nostalgia bien llevada

A la cinta se le criticó que podía abusar demasiado de fanservice. Al final, era llevar a cabo una de las fantasías de los fans: juntar a los tres actores que han interpretado a Spider-Man a lo largo de los años, sus historias y sus villanos. Pero no se me ocurre forma mejor que introducir el multiverso en la historia de Spider-Man que esta. Al fin y al cabo, la existencia de tres actores que hubieran interpretado al trepamuros siempre chirriaba. Se sabían las razones que había detrás y es cierto que las tres historias tienen sus más y sus menos. Pero, dentro del reloj perfectamente sincronizado que es Marvel, no terminaba de encajar. Con Spider-Man: No Way Home se nos da una explicación y sentido a la existencia de los Spider-Man de Tobey Maguire y Andrew Garfield. ¿Estaba todo esto planeado cuando Tobey debutó como el superhéroe arácnido? No, pero ¿acaso eso importa?

Si bien es cierto que la película cumple con la fantasía de los fans de ver en la misma pantalla a los tres Spider-Man, es algo que queda totalmente justificado en la trama. La inclusión de los villanos y los otros dos trepamuros nunca se siente forzada, algo que era fácil que ocurriera, y tiene sentido dentro de la propia historia.

Spider-Man: No Way Home
Fotograma de Spider-Man: No Way Home (Jon Watts).

Para todos los fans

Otra de las claves que hace funcionar a Spider-Man: No Way Home es que consigue atrapar a todo tipo de fans del personaje. Si eres aficionado a Marvel, sabrás que es una comunidad formada por diferentes prototipos de fans. Existen seguidores que han leído los cómics e historias en las que se basan las películas, que se han visto y se ven todo el contenido del UCM o que son consumidores puntuales. A esto, hay que añadir a todos aquellos nostálgicos que vieron las cintas de Spider-Man de Tobey Maguire o los que vieron las dos películas de Andrew Garfield, pero no se habían enganchado al Universo Marvel. Spider-Man: No Way Home los reunió a todos en una sala de cine, consiguiendo algo muy complicado: que la mayoría salieran contentos.

La historia tiene guiños y escenas que podrían estar sacadas de los cómics de Spider-Man. Continúa historias de productos anteriores del UCM, pero también funciona como una trama independiente para todos aquellos que acudieron al cine para ver a los anteriores Spider-Man o por curiosidad, derivada de la expectación que había despertado el estreno.

Nuevo comienzo

Spider-Man: No Way Home es el punto y aparte de la trilogía de Tom Holland y un nuevo comienzo para el trepamuros del UCM. Ocurren esos giros en la historia que los fans venían pidiendo para este personaje y, al final, nos presentan a un Peter Parker mucho más maduro. La pérdida de la tía May, la equivalencia de la muerte del tío Ben en los otros dos universos, es el punto de inflexión para el Parker de Tom Hollad. A partir de ahí, dejamos de ver a un niño para pasar a tener un superhéroe más adulto e invadido por un sentimiento que no le habíamos visto procesar antes: la venganza. Además, por fin es canon en este universo la mítica frase de “un gran poder conlleva una gran responsabilidad”.

Y después del hechizo de Strange, vemos a un Peter Parker que hemos tenido en los cómics, pero no en este UCM. Un Spider-Man que está completamente solo, que debe encontrar cómo seguir con su vida tanto de estudiante universitario como de superhéroe. Spider-Man: No Way Home planta la semilla de un Peter Parker más adulto dirigido también a una audiencia de mayor edad.

Bonus: escenas extras

La realidad es que, si esperas ir a ver de nuevo la película y encontrarte con escenas que influyan en la trama o una nueva escena poscréditos que te vuele la cabeza, déjame decirte que te vas a decepcionar. Porque el contenido extra que se ha añadido no es demasiado relevante. Más bien son un par de gags graciosos y algo más de minutos de un personaje que nos introdujeron en la cinta. ¿Merece la pena pagar para volver a ver solo esto? Eso ya lo dejo a tu criterio. Si te apetece volver a ver la película en la gran pantalla y disfrutar además de este bonus, adelante. Pero avisado estás de que no son escenas que te vayan a cambiar la vida o dejar con la boca abierta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales