Sasha Sloan no es uno de los grandes nombres en la industria musical, pero tiempo al tiempo

Esta joven promesa estadounidense debutó hace cuatro años y en octubre de 2020 vio la luz su primer álbum de estudio: Only Child. En apenas 10 canciones, Sasha Sloan abre las puertas de su vida al gran público con una sinceridad desgarradora envuelta en naturalidad y una voz envolvente. Ha compuesto en 34 minutos sus miedos y preocupaciones en letras que rozan la poesía para recorrer un viaje por una vida que, de una u otra forma, podría ser la vida de cualquiera. Y nadie debería perdérsela.

Infancia: Santa’s Real

Aunque el orden de las pistas del álbum no es el mismo que establece este artículo, es necesario empezar por el principio: la niñez (o la etapa donde se forman las inseguridades del futuro). En Santa’s Real, Sasha ilustra un mundo en el que creía estar viviendo y que le gustaría recuperar; pero por desgracia o por fortuna, la madurez te obliga a desterrar la inocencia que ofrece el desconocimiento. Cuando aún puedes contar tus años con la palma de una mano, no te paras a reflexionar sobre las desgracias que acontecen en un mundo donde los monstruos más peligrosos no están debajo de tu cama. Así se presenta Sasha en esta canción: como una persona con deseos utópicos que no deberían serlo que confía en vivir algún día en el mundo que le habían prometido. Musicalmente, la producción va abriéndose paso entre cada palabra con la timidez y delicadeza suficientes para no restar protagonismo a su voz.

Familia: Only Child

En este tema, la estadounidense se refugia en un piano y una guitarra suaves para contar, con el único objetivo de desahogarse, que le hubiera gustado tener una hermana y un hermano. Además de ser la canción que da nombre al disco completo, también es la más corta: en menos de dos minutos y medio, la artista convence a todo el que la escuche de que tener hermanos es mucho mejor que ser hija única. Fantasea con la idea de volver juntos a casa, de consolarse cuando sus padres discutan y, en definitiva, de tener dos mejores amigos dentro de su propia familia. Sin dar rodeos y de forma directa, deja claro que creció sintiéndose sola por no tener a nadie de su edad que viviera lo mismo que ella en el ámbito familiar. Si tienes hermanos, no pierdas la oportunidad de enseñarles esta canción para compensar todas las peleas sin transcendencia que hayáis podido tener.

Adolescencia: High School Me

Esta canción describe a la Sasha Sloan de 15 años que vivía atrapada en su pueblo y estudiaba en un instituto donde los chicos eran lo único importante. Acompañada del sonido de guitarra y de una buena producción, la Sasha del presente confiesa que le gustaría hablar con la Sasha del pasado para decirle que, a pesar de sus inseguridades, con 25 años habrá descubierto mundo y se sentirá bien: “Wish I could go back / tell her it’s okay”. Tal y como ocurre en Santa’s Real, Sasha plantea su proceso hacia la madurez que también está presente en la divertida Is It Just Me? En este caso, expone diversas opiniones que ha ido forjando a lo largo de su vida y se pregunta si alguien más piensa como ella. Aunque algunas son más impopulares que otras, no cabe duda de que es una canción provocadora, sincera y escrita sin pelos en la lengua.

Amor: Matter To You y Hypochondriac

La suavidad melódica de este primer álbum de Sasha Sloan no es incompatible con la libre expresión de la felicidad, y así lo demuestran estas dos románticas canciones. En Matter To You, admite que se siente pequeña e insignificante por la inmensidad del mundo y la gran cantidad de personas que lo habitan. Aun así, consigue sentirse reconfortada e importante gracias al chico que se encuentra todas las mañanas a su lado, al que seguramente también le dedica Hypochondriac. Esta es una canción que refleja una transformación en Sasha motivada por el amor: antes de conocerle, no se preocupaba por su propio estado de salud más de lo necesario. En cambio, ahora que están juntos, siente el impulso constante de cuidarse para no caer enferma y perder tiempo con él. ¿Así es el amor?

Desamor: Lie y Someone You Hate

Era inevitable que un álbum escrito por Sasha (que no cree en el amor para toda la vida) no tuviera un espacio reservado para el todopoderoso tema del desamor. Lie, además de ser la canción más animada del disco, es una petición de auxilio para evitar que le rompan el corazón. La artista pide a su ex que mienta durante un día para seguir sintiéndose deseada: “Pretend you look when I’m naked”. En realidad, se trata de un lamento teñido de súplica. Por otro lado, en Someone You Hate se escucha una batería como base mientras reconoce y acepta que le ha perdido. Admite que, por su culpa, pasó de estar enamorado de ella a odiarla: “I threw it all away”. La letra de esta canción, si se obvia su naturaleza romántica, podría extrapolarse a una amistad perdida.

Autoestima: House With No Mirrors

Acompañada de la batería y la guitarra de King Henry, Sasha refleja sus inseguridades y falta de amor propio en la mejor canción del álbum. Siendo consciente de estas inseguridades, plantea cómo sería su vida si no tuviera espejos en casa. Cada verso de esta canción es una puñalada. ¿De verdad el reflejo tiene la culpa de su falta de autoestima? Por supuesto que no, pero los estándares sociales convierten todas las partes de su cuerpo en posibles aberraciones expuestas día a día a un examen social, pero también personal: “Maybe my skin would be thicker”. También menciona el gasto económico que supone estar perfectamente maquillada, peinada y depilada para salir ilesa de cualquier tipo de juicio. En este sentido, House With No Mirrors es un himno donde se puede ver reflejada la inmensa mayoría de la población, pero también es la prueba de que la sociedad tiene una cuenta pendiente con la aceptación ajena y personal. 

Muerte: Until It Happens To You

El viaje por la vida siempre termina igual, y este artículo no iba a ser menos (aunque en el álbum esta atmosférica canción aparece en la penúltima posición). En ella, Sasha plantea dos de las difíciles situaciones provocadas por la muerte: la de una persona brutalmente afectada por una pérdida y el imposible papel que tienen aquellos que tratan de consolarla. La complejidad de este segundo caso se acentúa aún más cuando esas personas todavía no han vivido la muerte de un ser querido y, en realidad, no son capaces de entender el dolor y sufrimiento que se siente en estos casos: “You’ll never really know what it’s like / ’til you wake up to some real bad news”.

Para ampliar: Recomendación #34: muerte

Lo cierto es que Only Child podría ser la evolución perfecta de cualquier personaje joven de ficción, pero en realidad es el primer gran grito de sinceridad artística de Sasha Sloan. Ella misma lo dijo en una publicación de Instagram: “Cada canción de este álbum representa una parte diferente de quién soy”. Y seguro que tú puedes verte reflejado en alguna.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales