La estigmatización de la salud mental es un hecho que desafortunadamente está cada vez más incrustado en nuestro día a día. Un simple comentario o una broma pueden tener muchas más consecuencias de las que podemos imaginar a largo plazo, especialmente si se hacen de manera sistemática. El tipo de expresiones de las que hablaremos en este artículo se han convertido en una parte de nuestro lenguaje cotidiano casi sin habernos dado cuenta.

¿Qué es la estigmatización de las enfermedades mentales?

Los estigmas, como los estereotipos, son mecanismos ideados para “resumir” características y hacer suposiciones superficiales. El problema es que son usados por impulso y sin conciencia de qué es lo que realmente expresan. Este concepto aplicado a la salud mental hace que se creen ideas erróneas sobre las enfermedades mentales y las personas que las sufren.

La influencia de muchas de estas ideas erróneas puede tener grandes consecuencias, incluso causar que muchas personas no se atrevan a buscar un tratamiento ni hablar de sus problemas con tal de no exponerse ante el posible juicio de los demás. Un juicio que simplifica y demoniza sus síntomas, que los convierte en bromas y que utilizan sus nombres con ligereza. Una ligereza que no existe en las personas que realmente están sufriendo una determinada enfermedad. 

“Me da TOC”

En este artículo nos centraremos en la estigmatización del trastorno obsesivo compulsivo, más conocido por sus siglas TOC, y las distintas expresiones y fenómenos de la cultura pop que han surgido a través de ella. Si te pregunto ahora mismo qué es lo primero que se te viene a la cabeza cuando digo TOC, ¿qué me dices? Muy probablemente si no eres una persona con este trastorno, o no conoces a alguien que lo tenga, lo relacionarás con la satisfacción por la organización, limpieza o simetría. Observa esta imagen a continuación. ¿Dirías que “te da TOC”?

Imagen de un suelo con los azulejos mal alineados
(reddit.com)

No es difícil ver que se está haciendo un uso incorrecto del nombre de esta enfermedad, que va mucho más allá de estos “síntomas cliché”. Solo hay que hacer una rápida busca en Twitter para encontrar cientos de ejemplos con esta expresión. Se estima que tres de cada cien personas tienen algún trastorno obsesivo compulsivo, pero ninguna de estas frases indican realmente alguno de los síntomas verdaderos de esta enfermedad. Si quieres conocer y concienciarte de lo que realmente supone tener un trastorno obsesivo compulsivo, recomiendo que explores la página de la Fundación Internacional del TOC.

Captura de varios tweets que utilizan la frase "me da toc"
Captura de varios tuits que utilizan la frase “me da TOC”.

El caso de Khloé Kardashian

Khloé Kardashian es un personaje público que pertenece a una de las familias estadounidenses más conocidas del planeta, cuyos miembros han protagonizado durante más de una década su propio reality show. Aunque se debate si la mayoría de esta familia tiene algún tipo de talento, no cabe duda de que son de las personas más conocidas y con mayor seguimiento en las redes sociales. Consiguen tener un impacto real en la sociedad al tener plataformas con millones de usuarios. Una de las tramas principales que protagonizaba Khloé en el programa era su amor por la organización y la limpieza en su mansión. En varios capítulos, sus familiares se mostraban preocupados por sus hábitos, hasta que se empezó a mencionar que podría sufrir un trastorno obsesivo compulsivo.

Para las Kardashians cualquier excusa es digna de negocio, por lo que a partir de ese momento Khloé centró su personalidad y su marca en su TOC, recibiendo así un montón de atención mediática. La polémica llegó un poco más tarde, cuando decidió empezar una serie de vídeos exclusivos llamada Khlo-C-D (una combinación de su nombre y las siglas OCD, que corresponden a TOC en inglés), donde romantizaba la enfermedad y hacía tutoriales de cómo organizaba su despensa, su armario o cómo colocar galletas en un bote.

Buena representación de la enfermedad 

Como ya sabemos, el TOC no significa tener grandes habilidades organizativas, sino que puede ser un trastorno devastador que afecta severamente la vida de las personas. Por ello es importante que personas como Khloé Kardahian, con sus enormes plataformas, colaboren en concienciar a la sociedad sobre la salud mental y no mostrarla de una manera “bonita”. Esto es aplicable a cualquier enfermedad mental y a cualquier influencer. Hemos hablado de “me da TOC”, pero solo es un ejemplo de cómo se crean expresiones incorrectas en nuestro lenguaje. Pensemos en trastornos como la ansiedad o la depresión, muchas veces también utilizados a la ligera.

Aunque tratadas desde el punto de vista de la comedia, series como Pure (2019) o la película española Toc, toc (2017) son representaciones que se acercan un poco más a la realidad de la vida de estas personas y son recomendables de ver. Aun así, hay algo que podemos hacer todos en nuestro día a día para intentar combatir el estigma y el desconocimiento sobre la salud mental, que tanto afectan a las personas que lo sufren. Encontremos nuevos términos con los que describir nuestros sentimientos, dejemos de utilizar enfermedades como adjetivos. Vamos a informarnos sobre los diagnósticos de las personas que nos rodean. Aprendamos a tratar la salud mental de manera correcta y respetuosa.

Para ampliar: Querer a a alguien con una enfermedad mental

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales