Para esta duodécima recomendación en Discordia traemos tres sugerencias con un nexo común: Asturias. ¿Quieres descubrir qué relación tienen con el Principado? Solo tienes que seguir leyendo para descubrirlo.

Música: ‘Asturias’ de Melendi (2003)

El cantante asturiano le dedicó hace ya algunos años (Sin noticias desde Holanda, 2003) una canción a su tierrina. Esta se ha convertido en un segundo himno para sus paisanos e imprescindible en cualquier verbena que se precie o en las conocidas fiestes de prao que tienen lugar todos los años en esta comunidad. En ella enumera elementos icónicos de la región por los que “todo buen asturiano” se siente identificado.

Literatura: El vuelo de la mariposa, David Olivas (2020)

Este albaceteño se formó esencialmente en el campo audiovisual, e incluso ganó el reality centrado en fotografía Top Photo. Algunos le conocimos precisamente por esto, por sus fotos, publicadas tanto en Twitter como en Instagram. Pero, en realidad, ya tiene tres novelas editadas. Y, ¿qué tiene que ver un albaceteño con Asturias? Su última novela, la cuarta, publicada el pasado 28 de mayo y que lleva como título El vuelo de la mariposa, tiene como protagonista a una chica llamada Julia y está ambientada en una bonita villa marinera asturiana, Cudillero.

Personalmente, este último punto es lo que genera para mí uno de sus principales atractivos: poder saber cómo se ha empapado un foráneo de la cultura pixueta, que a mí me toca de cerca al ser mi padre y abuelos de allí.

View this post on Instagram

Recuerdo perfectamente el día en el que mi abuela me enseñó unas cartas donde mi abuelo, cuando emigró, le escribía. Llegaban con retraso de unos cuantos días por la lejanía pero siempre terminaba de la misma forma: no os olvido. Y desde ese momento supe que ahí había una novela. Mi abuela fue la primera que leyó este libro hace unos años, cuando era un manuscrito con tachones, me dijo que se emocionó y que no esperaba el final, que era de película. Quizás por eso me empeñé en que tenía que publicarse. Y hoy nos encontramos aquí, un día en el que después de estar mucho tiempo en casa, podemos salir a las librerías para quizás, por un rato, distraernos de todo lo que ocurre a nuestro alrededor. En este libro os espera Julia, una protagonista de la que sigo enamorado mucho tiempo después de escribir el punto y final aquel día, por cómo es y por su fortaleza. Esta es una novela de volver a encontrar la esperanza, de perseguir nuestras corazonadas y de al fin y al cabo, emocionarte hasta la última página. Ojalá lo consiga. Quiero dar las gracias enormemente a mi agente, @laurasantaflorentina, quien creyó en el manuscrito desde el primer momento. Le enviaba capítulos y los devoraba queriendo saber cómo tenía que terminar. A por supuesto, @berto_marcos, mi querido editor, qué bonito ha sido el viaje hasta aquí y lo que nos queda. Y a todo el equipo de Random House: David Trías, Angi, Ana, y otros tantos que he conocido por videoconferencia pero que estoy seguro que en poco tiempo nos abrazaremos. Que empiece el vuelo 🦋 #ElVueloDeLaMariposa

A post shared by David Olivas (@davidolivas) on

Ilustración: Alfonso Zapico

Conocemos los dibujos de Uderzo y Hergé, pero en realidad este blimeíno (Blimea, San Martín del Rey Aurelio), galardonado con el Premio Nacional de Cómic en el año 2012, es un historietista e ilustrador que desarrolla gran parte de su trabajo en el mercado franco-belga, y poco o nada tiene que envidiar a cualquiera de los genios mencionados anteriormente. Su genialidad llega a tal extremo que fue capaz de plasmar algunos de sus personajes sobre la pared del Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer de Avilés para su exposición Pasos Encontrados (2013).