Nuestra recomendación de domingo trae mucho de Filmin y un poco de Berto porque Berto mola mucho y se merece todo el cariño del mundo.

Serie: ‘Mira lo que has hecho’, de Berto Romero (2018-2020)

Mira lo que has hecho es la hostia (con perdón de la expresión). Escrita y protagonizada por el propio Berto, la serie se vertebra en torno al concepto de la paternidad; una metaficción cuidada y muy bien diseñada, que nos deja con ganas de más. No obstante, pese a que todos esperamos una comedia tronchante (que también lo es), Mira lo que has hecho sabe tomarse en serio a sí misma y conforma, en el fondo, la historia de una vida que nos sacará más de una lágrima (y no solo por la risa). Con una Eva Ugarte espectacular y un Berto Romero que se alza una vez más como titán de la comedia española, es una serie que no te puedes perder. Si tienes Movistar, no dudes en echarle un ojo.

Plataforma: Filmin

¿Te gusta el cine? Hazte Filmin.

Seamos sinceros, Netflix, HBO y demás plataformas pueden estar bien para ver las series que lo petan ahora mismo, pero en materia de cine, al menos de momento, van un poquitín escasas (y si hablamos de cine clásico, ni te cuento). No hace falta pasar mucho tiempo en la página como para darse cuenta de que apenas salen de las pelis que tienen de Tarantino y de alguna otra que se ha colado por la puerta de atrás. Filmin cubre eso y muchísimo más. ¿Quieres ver pelis de Hitchcock? Filmin tiene todas. ¿Woody Allen? Te va a acabar saliendo por las orejas. ¿Que te apetece investigar por tu cuenta las maravillas ocultas que te ofrece la visión anti-imperialista del cine iraní? Te puedo asegurar que alguna movida encuentras.

Además, último plus: es Marca España. Hay que apoyar el producto local, hombre. Y es baratillo (8 euros). Y es cultura de la buena. Que te hagas Filmin, hostia.

Cine: Hirokazu Koreeda

Filmin no me ha comprado, de verdad. Pero, de entre todas las cosas que puedes descubrir gracias al, a veces, maravilloso mundo globalizado en el que vivimos, el cine de este tío es una de las mejores. Lo descubrí durante la cuarentena y no tiene pérdida alguna. A través de una visión muy personal y costumbrista, con la familia como protagonista, este director japonés hace que se te encoja el corazoncito al ver sus películas. Películas como Nadie Sabe (2004), Still Walking (2008) y, mi favorita, De tal padre, tal hijo (2013), nos permiten comprender un poquito mejor la sociedad nipona y la importancia que da esta a sus seres queridos. No faltan risas, ni lágrimas y, para qué mentir, alguna gana de abrazar a tus papis.