En esta recomendación del número de la “mala suerte” vamos a abordar tres obras que giran alrededor de esta última, en mayor o menor medida, y que también se adentran en el terreno que la mala suerte suele preceder: la venganza. Son obras que te llevarán a reflexionar, a querer patalear e incluso a llorar por la belleza y la crudeza de las historias que retratan.

Cine: Relatos Salvajes (2014)

La película argentina escrita y dirigida por Damián Szifrón cuenta 6 historias de personajes de a pie que pierden la cabeza y que se dejan llevar por el espíritu de la venganza. Se trata de una potente crítica social a las relaciones humanas y a la sociedad de clases en Argentina, que podría extrapolarse al mundo entero, y que deja al espectador con el regusto amargo del humor negro que alivia a ratos la impotencia al ver a los protagonistas de los relatos explotar y tomar las decisiones extremas. Una sátira que no te dejará indiferente y que hará que necesites un respiro al terminar de verla.

Fotograma de ‘Relatos Salvajes’ (2014) de Damián Szifrón. (Filmin)

Pintura: La última cena (1631)

En esta obra de Paul Rubens, Judas y su remordimiento son los protagonistas, diferenciándose estrictamente del resto de representaciones de La Última Cena relatada en el Nuevo Testamento: Rubens no se decanta por un cuadro horizontal donde el espectador tenga la libertad de fijar su mirada donde goce, tratando de adivinar quién de los personajes de los márgenes es Judas, como ocurre en obras como la de Juan de Juanes o el conocido mural de Leonardo da Vinci. En esta obra, la mirada del espectador cae inevitablemente en Judas desde un primer instante. Además, la aparición del perro a sus pies, el denominado como “mejor amigo del hombre”, viva imagen de la fidelidad, realza el sentimiento del cuadro, que simula una instantánea tomada horas antes de que el protagonista delate y envíe a la muerte a su amigo.

Cuadro de ‘La última cena’ (1631) de Paul Rubens.

Literatura: Rebeldes (1967)

Esta novela coming-of-age de Susan E. Hinton nos presenta unos personajes con nombres y personalidades únicas a los que inevitablemente se les coge cariño, tanto por sus gustos como por sus errores. La trama gira en torno a Ponyboy Curtis, un huérfano de 14 años que vive con sus dos hermanos mayores y que forma parte de la banda de los greasers del East Side, enemigos de los socs del West Side. Entre peleas y conversaciones bajo las estrellas, te habrás leído en una tarde sus 219 páginas, experimentando un torrente de emociones del que carece en cierta parte su adaptación cinematográfica de 1983 a manos de Francis Ford Coppola, que, sin embargo, continúa manteniendo lo especial de sus personajes. Rebeldes es un clásico esencial para entender las relaciones humanas, la familia y la amistad incluso medio siglo después.

Edición española del libro Rebeldes (1967). Editorial Alfaguara.