Los jóvenes crecen y evolucionan a través de referentes e inspiraciones que, en muchas ocasiones, pertenecen a la industria musical. Por ello, en este humilde magazine, quisimos que nuestros lectores respondiérais la pregunta del titular a través de una encuesta, en la que podíais votar un máximo de tres artistas durante una semana. Propusimos nueve candidatos a proclamarse la figura musical más conocida, mainstream y con mayor impacto en la generación Z (personas nacidas entre 1995 y 2015) y estos son los resultados:

1. Ed Sheeran – 149 votos (47,30%)

Con apenas cuatro álbumes publicados durante sus diez años de carrera, Ed Sheeran ha creado un estilo musical propio y una imagen personal fácilmente reconocible: un chico británico y pelirrojo acompañado siempre de su guitarra. Es uno de los artistas más seguidos y escuchados en YouTube y Spotify, considerado (por mí mismo) como el rey de estas plataformas: tiene tres canciones entre los 25 vídeos musicales más vistos en YouTube y cuatro entre los 20 temas más escuchados en Spotify de la historia, como Shape of You, Perfect o Photograph. Es decir, Sheeran es un cantante de enorme éxito mundial que, sin un repertorio digno de escucharse en discotecas, es todo un icono y referente de la música pop para los jóvenes de hoy en día que pueden sentirse identificados con las letras nostálgicas y románticas de sus composiciones.

2. Miley Cyrus – 59 votos (18,73%)

Cyrus y sus diferentes facetas nos han acompañado mientras crecíamos. La estadounidense fue nuestra chica Disney por excelencia, nuestra Hannah Montana. Y algunos de sus éxitos de entonces, como The Climb, siguen presentes en nuestras playlists. La vimos en la época de Party In The U.S.A cuando comenzaba a dejar atrás su faceta Disney, y cuando lo rompió del todo con la polémica que desató en la época de Bangerz. Por ejemplo, con el videoclip de Wreking Ball o su actuación de We Can’t Stop en los VMAs de 2013. Ahora, la mayoría de los artistas hacen lo que se consideró tan polémico en ese momento. Miley fue una de las precursoras de esta liberación musical y social. Es un icono, tanto de nuestra época Disney como del presente, ha sabido jugar con diferentes géneros y estilos y ha sido todo un fenómeno social. Todo esto la convierte para mí en la artista de mi generación.

3. Taylor Swift – 42 votos (13,33%)

Desde que publicó su primer álbum con 16 años en 2006, la carrera de la estadounidense ha ido forjándose a medida que crecíamos los jóvenes de la generación Z. Aunque comenzó siendo una adolescente que componía canciones country de desamor con su guitarra, hoy en día es una de las artistas más influyentes y exitosas a nivel internacional con un índice de venta de discos asombroso. Tiene todo lo que podríamos esperar de una estrella pop musical: polémicas con otros famosos (Kanye West, Katy Perry) y con su propia discográfica, el odio de gran parte del público por el que desapareció durante un año o una adicción preocupante a los premios Grammy que le hizo cambiar radicalmente de estilo musical. En este sentido, nos ha regalado videoclips icónicos, giras de conciertos multitudinarios, clásicos como Shake It Off o Look What You Made Me Do, dramas románticos dedicados a sus exnovios como Blank Space o Dear John y música para llorar como All Too Well o su último álbum, con el que sigue cosechando récords y ganándose el cariño de toda esta gente.

4. Ariana Grande – 18 votos (5,71%)

La estadounidense es quizás la estrella del pop por excelencia de la última mitad de la década de 2010, capturando el espíritu y el estilo de la época. La artista, que cuenta con un Grammy por su álbum Sweetener, no deja de batir récords. De hecho, empezó el año haciendo historia, superando a The Beatles en 1964, al colocar tres de sus canciones en los primeros puestos de la lista Billboard Hot 100 de su álbum thank u, next. Ha seguido batiendo récords con nuevas canciones como Stuck with U con Justin Bieber y Rain On Me con Lady Gaga, antes de lanzar su nuevo álbum, Positions. El single promocional alcanzó el número uno justo antes del lanzamiento del álbum el 30 de octubre, que coronó de nuevo las listas de éxitos. Además, es la artista femenina más escuchada en Spotify de la historia, quitándole el puesto a la mismísima Rihanna. Para concluir, me atrevo a decir que Ariana es una de las mejores vocalistas de la última década, y más aún en directo. Te gusten o no sus canciones pop, no hay duda de que su voz es prodigiosa cuando ha sido elegida para hacer tributos a grandes iconos como Aretha Franklin o Whitney Houston y cuando llega a tonos solo conseguidos antes por Mariah Carey.

5. Bad Bunny – 16 votos (5,08%)

Es indudable a estas alturas que el puertorriqueño Benito Antonio Martínez Ocasio es uno de los mayores artistas del mundo. No sería difícil caer en el tópico y asegurar que el fugaz ascenso de Bad Bunny al Parnaso de las estrellas del pop se debe únicamente a que estuvo en el lugar adecuado en el momento adecuado: la explosión del trap, la música urbana y el reggaetón crearon el ambiente perfecto para que el inolvidable (quizá por machacón) tema Ahora soy peor catapultase al músico de Soundcloud hasta el mainstream en 2016. Sin embargo, el carisma, la astucia y la creatividad libraron al puertorriqueño de la maldición del One Hit Wonder, pues el músico no solo supo dotar de continuidad a su carrera, ayudándose de valiosas colaboraciones, sino que consiguió dar vida a un personaje carismático y cercano que conecta a la perfección con las inquietudes del público masivo de la generación Z.

Bad Bunny no es el trapero atormentado de “calle”, ni es la estrella de rock millonaria salvaje y mujeriega. Benito ha encontrado y ha explotado la combinación perfecta entre humildad, sencillez y extravagancia para sacar el reggaetón de las calles y hacerlo masivo. Bad Bunny, tal y como nos lo venden, podría ser cualquiera de nosotros: un chico de barrio ni demasiado feo ni demasiado guapo al que no le va ni demasiado bien ni demasiado mal en el amor. No pretende ser una estrella, ni un ídolo, sino una persona normal que, sin embargo, ha marcado un antes y un después en la música del siglo XXI.

6. Justin Bieber – 7 votos (2,22%)

¿Hola? ¿Todo bien? No meter a Justin Bieber en esta lista y no afirmar, de facto, que tiene todas las papeletas para ser el artista que representa a la generación Z sería como hablar de fútbol del siglo XXI sin mencionar a Messi. El canadiense las rompió todas en YouTube con el sencillo Baby, una canción que era inevitable conocer incluso aunque no te gustase este artista. Y es que ese es el mayor activo de Bieber, si cabe. Desde ese flequillo estilo casco al pelo rosa de Yummy, no hay nadie que no conozca al bueno de JB. Desde 2009, Bieber tuvo a numerosos artistas mundialmente conocidos como Usher o su tocayo Timberlake pegándose por colaborar con él. Era la apuesta a seguro más fácil de la historia de la música. Un muchacho con una repercusión tan masiva en la opinión pública que ha sido amado y odiado en exceso (Baby, el vídeo con más likes y dislikes de YouTube por entonces), y que le ha chupado toda la esencia de su ser. ¿Existe algo, acaso, más siglo XXI que eso? La no-saciedad ante lo ofrecido que siempre nos hace querer más, y más, hasta el punto en que el propio Justin terminó por necesitar unas buenas vacaciones desde su disco Purpose para casarse y hacer un poco de vida normal. Sí, Justin Bieber representa a la generación Z y a la sociedad del XXI por igual como nadie antes. Además, aunque no te guste, hay que admitir que ha vuelto y está sacando mierda de la buena.

7. Billie Eilish – 6 votos (1,90%)

Dentro de nuestro afán por poner etiquetas a la música, el sonido de esta artista californiana se acerca más a lo considerado indie que al mainstream. Sin embargo, la unión de ritmos pegadizos y letras cargadas de denuncia social la han convertido en todo un fenómeno de masas desde que se diera a conocer (de manera totalmente inesperada) en el año 2016 con un tema melódico, ocean eyes, aunque a nivel comercial han destacado especialmente composiciones con una producción más contundente como bad guy. A ella el talento le viene de familia, y esto es así hasta el punto de que forma equipo artístico exclusivamente con su propio hermano, el también músico Finneas, para crear todas sus canciones. Además, la influencia de Billie Eilish (cuyo nombre es compuesto y se pronuncia eye/lish) no se limita solo a lo meramente musical: mucho se ha hablado del estilismo más frecuente en sus apariciones públicas, con vestimentas oscuras y muy anchas, y cuya razón de ser no era otra que la de evitar esa constante hipersexualización a la que está sometido el cuerpo de una mujer. La ruptura de estas barreras se produjo en forma de pieza audiovisual, donde la cantante lanza un dardo envenenado hacia aquellas personas que la han prejuzgado únicamente por su aspecto corporal.

8. Post Malone – 5 votos (1,59%)

El músico de Siracusa, Nueva York, representa a la generación Z en tanto que encarna el espíritu punki y transgresor que habita en los corazones de todos los jóvenes. En el caso de los niños que hemos nacido entre pantallas, mamando cultura de aquí y de allá y consumiendo toda clase de registros, la rebelión contra lo establecido más natural es la marcada por el mestizaje y el collage posmoderno, que disipa las fronteras entre la alta y la baja cultura y los propios géneros que han venido definiendo las obras artísticas hasta ahora. Quizá por eso la generación Z es una generación sin expectativas y con algo menos de prejuicios, y quizá por eso un tipo con una cara llena de tatuajes y una dudosa higiene personal salido de la nada ha conseguido triunfar creando temas pop melódicos y pegadizos sobre beats de rap. Su rostro tatuado es el rostro de una generación que no quiere (o no puede) encasillarse, que huye de los complejos y abraza la innovación y la sinceridad por encima del purismo. Post Malone no solo es el artista más representativo de nuestra generación por su aportación a la música o a la estética que siguen miles de jóvenes en todo el mundo, sino que su obra refleja la actitud filosófica y la cultura que nos ha alimentado desde que vinimos al mundo.

9. Drake – 2 votos (0,63%)

A finales de 2020, ¿quién echa realmente de menos a Drake? Está bien, el rapero canadiense supo subirse a la ola del nuevo hip-hop influido por el estallido del trap que hace unos años removió la industria musical. Pero aparte de Hotline Bling y God’s Plan, ¿qué queda de Drake? A nivel masivo, apenas el recuerdo de aquellos beats y videoclips que fueron reproducidos y recreados a través de innumerables memes y edits. La música de Drake no va a ser recordada dentro de 50 años, pero el fenómeno que suscitó, y su propio carácter efímero, evidencia la propia tendencia fagocitadora del consumidor masivo actual. Drake tuvo los 15 minutos de fama que Warhol nos prometió a todos, gracias a las nuevas herramientas y actitudes que posibilitó la Web 3.0. Y por eso, porque en mayor o menor medida Drake fuimos todos, lo buscase él o no, el rapero se merece un puesto en esta competición, representando al imprevisible, injusto y cruel consumidor-mente-colmena. Drake no supera ni de lejos a ninguno de los artistas de esta lista en absolutamente nada, pero una carta juega a su favor: la suerte, que en el extraño mundo de Internet puede convertirte en el número uno, aunque sea solo durante un tiempo breve que ya parece el pasado más remoto. Está más que demostrado.

Finalmente, con casi la mitad de los votos, ¡Ed Sheeran se convierte en el Mayor Icono Pop en los Discordia Music Awards! Cabe mencionar que la encuesta permitía que propusiérais canditatos fuera de nuestra lista, y los nombres más repetidos fueron Lady Gaga y Rihanna, con dos votos cada una. ¡Gracias por participar!