Por Iván Ruiz y Diego Simón

La lucha por liderar el consumo digital de música entre YouTube y Spotify está más reñida que nunca, y TikTok tiene muchas papeletas para equilibrar la balanza

Con la aparición de Internet, el consumo de música cambió radicalmente. La radio y la compra de discos dejaron de ser los únicos medios para escuchar a nuestros artistas favoritos tras la creación de YouTube en 2005 y la irrupción de las plataformas de streaming como Spotify en 2008. Ahora tenemos a nuestro alcance y disposición casi toda la música creada a lo largo del tiempo a pocos clics. Cosas de la globalización.

El acceso gratuito a los vídeos de YouTube le ha permitido reunir en la actualidad unos dos mil millones de usuarios en todo el mundo, convirtiéndose en el medio digital favorito para reproducir música. Pero Spotify no se queda atrás en la carrera: con alrededor de 300 millones de usuarios entre la versión gratuita y premium, es la plataforma de música en streaming líder, por encima de Apple Music, Amazon Music, Deezer y YouTube Music, la apuesta en streaming que YouTube lanzó en 2015 y que no termina de convencer. 

Según los datos de kworb.net, la canción más escuchada de YouTube el día 6 de septiembre consiguió 8,5 millones de reproducciones, mientras que el tema más reproducido de Spotify obtuvo 6,6 millones. No parece mucha diferencia si tenemos en cuenta la enorme audiencia de YouTube, pero Spotify juega con ventaja por nacer como una plataforma exclusiva de música —aunque hace poco haya incorporado el formato podcast—, mientras que YouTube tiene una infinidad de contenidos diferentes al ser un sitio web con todo tipo de vídeos, no solo musicales.

Spotify, a la última moda 

Elaboración propia. Muestra: las 50 canciones más reproducidas de la historia en Spotify y YouTube a día 03/09/2020.

Según la gráfica de arriba, las canciones más escuchadas de la historia en Spotify son más actuales que las de YouTube. ¿Por qué? Año tras año más usuarios se animan a escuchar música en la plataforma de streaming, lo que facilita que las canciones más recientes y de mayor éxito alcancen el top de Spotify. Por otro lado, la época dorada de YouTube (2014-2016) trajo consigo cifras muy altas en las reproducciones de sus vídeos musicales más vistos, por lo que en la actualidad, y con Spotify más fuerte que nunca, resulta difícil que las últimas novedades consigan o superen su éxito.

Llama la atención que algunas de estas bombas musicales en Spotify apenas tienen visitas en YouTube —como, por ejemplo, Someone You Loved de Lewis Capaldi—, aunque hay excepciones donde las canciones registran cifras muy parecidas —Dance Monkey de Tones And I—. Lo mismo ocurre a la inversa: canciones muy vistas en vídeo que superan por mucho las reproducciones en Spotify —Con altura de Rosalía, J Balvin y El Guincho—. Es decir, los temas musicales pueden alcanzar mayor o menor éxito dependiendo del medio, pues cada uno ofrece servicios diferenciados: YouTube es gratuito y tiene el monopolio de los videoclips, pero juega en su contra la obligatoriedad de estar conectado a Internet, mientras los usuarios premium de Spotify pueden descargar música en su plataforma.

La mayoría de las canciones más escuchadas en YouTube son de 2014 por la progresiva generalización del uso de Internet por parte de la sociedad mundial, que puso en peligro la venta de música en favor del consumo digital. Además, en España se observa un importante despegue en el consumo de música internacional frente a las canciones y álbumes de pop en español.

En el contexto de este auge en 2014, varios artistas de enorme prestigio mundial, como Taylor Swift o Coldplay, impidieron que Spotify publicase sus últimos discos, pues acusaban a la plataforma de una caída drástica en sus ventas pese a la buena recepción que estos trabajos tuvieron en el público. Aun así, Spotify siguió creciendo paulatinamente y a partir de 2016 cogió ventaja en nuestra gráfica, adquiriendo bastante influencia para determinar las canciones del momento a través de sus playlists y generalizar el consumo en streaming, una industria precaria para la mayoría de artistas que dependen económicamente de los conciertos en directo y la venta de discos.

Por otro lado, si analizamos las canciones más escuchadas de cada plataforma, comprobamos que en Spotify reina la música en inglés por el enorme poder de Estados Unidos, mientras en YouTube también encontramos varios clásicos del reggaetón —como Despacito, que sigue siendo el vídeo más visto mientras en el top de Spotify solo aparece el remix con Justin Bieber en el puesto 22— y otras canciones icónicas como Crazy Frog u Osito Gominola. Además, cabe destacar que en ambos medios predominan las figuras masculinas, aunque no debería sorprendernos teniendo en cuenta que, según informa la ONU, “de la lista de las 600 canciones más populares entre 2012 y 2017, solo el 22% fueron interpretadas por mujeres”.

Fotograma de ‘The Gummy Bear Song’ (2007), videoclip en el puesto 41 de los vídeos musicales más vistos de la historia en YouTube.

TikTok, líder en descubrimientos musicales

Dentro de esta dicotomía entre servicios que permiten la escucha gratuita de música, debemos destacar la aparición de un nuevo actor con enorme capacidad de viralización: TikTok. La red social de las coreografías cortas y los vídeos humorísticos que emplean la técnica del lip sync se ha convertido en un auténtico trampolín para que los artistas y sus composiciones se cuelen entre las más exitosas del momento.

Algunas de estas canciones no se encuadran dentro de la actualidad musical, pero su aparición en TikTok las convierte en bombazos para las listas de éxitos. Por ejemplo, Play Date (2015) es una canción de Melanie Martinez que ni siquiera se publicó como single, pero gracias a esta red social se convirtió en una de las composiciones más escuchadas en el mundo durante varias semanas en Spotify. Otros ejemplos son When I Look At You (2009) de Miley Cyrus o Love Story (2008) de Taylor Swift; incluso canciones de los años 80 han alcanzado en la actualidad un éxito parecido al de aquella década, como Break My Stride de Matthew Wilder.

Pero TikTok no solo rememora temas pasados, sino que también influye en el éxito de las últimas novedades: WAP de Cardi B y Megan Thee Stallion -número 1 en las principales listas de éxitos del mundo, como la estadounidense Billboard Hot 100-, Savage Love de Jason Derulo o feel something de Bea Miller, cuyo número de reproducciones en Spotify es diez veces mayor al de YouTube. La aplicación, sobre todo, sirve para dar a conocer artistas emergentes y para que sus canciones gocen de gran acogida a nivel internacional; es el caso de Doja Cat, BENEE, SAINt JHN, Powfu o Surf Mesa, nombres desconocidos por el público hasta ahora.

Tan grande es la influencia de TikTok en el mundo de la música que Spotify ha creado una lista de reproducción con casi un millón de seguidores dedicada a las canciones más virales en esta red social, que beneficia en mayor medida el consumo en la plataforma de streaming que en YouTube. ¿Serán el paso del tiempo y TikTok los empujones que necesita Spotify para liderar el consumo digital de música?