Por Adri Suárez y Diego Simón

Taylor Swift abandonó su marca pop en favor de composiciones más profundas y melódicas, pero la tristeza ha estado presente en toda su discografía

La estadounidense es un icono indiscutible para una generación muy identificada con los dilemas que plantean sus composiciones. La carrera musical de Swift es una historia de reinvención y superación personal: tras sus inicios country, abrazó el pop más mainstream para regalar al mundo canciones tan míticas como Shake It Off o Blank Space. Aun así, poco se parece la Taylor Swift de aquel entonces a la actual. Ahora, las letras de sus canciones dejan a un lado su vida privada para dar rienda suelta a su imaginación a través de vivencias ficticias y reflexivas. De esta forma, en 2020 la artista publicó dos álbumes hermanos (folklore y evermore) marcados por sonidos alternativos y menos rítmicos, acordes al contexto social y sanitario. Por ello, para homenajear la versión más melancólica de esta brillante compositora, presentamos las 10 mejores canciones tristes de su repertorio marcadas por conflictos amorosos, internos y familiares

10. my tears ricochet (folklore, 2020)

El décimo puesto estuvo muy reñido entre Sad Beautiful Tragic y my tears ricochet, pero tras reflexionar largo y tendido, nos decantamos por el tema de folklore. Siendo my tears ricochet la primera canción que escribió Taylor del álbum, nos habla sobre un atormentador que aparece en el funeral de su objeto de obsesión, como declaró la cantante en su Instagram y en la propia letra: “And you can aim for my heart, go for blood. But you would still miss me in your bones”. Esta composición es especialmente cautivadora por su melodía y los coros que se escuchan constantemente de fondo, envolviendo al oyente en una atmósfera de melancolía y desánimo.

9. Soon You’ll Get Better (Lover, 2019)

Swift dedica la canción más triste de su séptimo álbum a su madre, diagnosticada de cáncer en 2015. Soon You’ll Get Better estuvo a punto de mantenerse en privado por la dureza y la intimidad de su mensaje, pero finalmente la artista decidió publicarla con la colaboración de The Chicks. De hecho, Swift tuvo que dejar de hablar sobre la canción en una entrevista por la carga emotiva tan fuerte que tiene. Aun así, fue capaz de cantarla en el concierto que Global Citizen organizó para recaudar dinero contra la COVID-19. El tema es una balada country donde la guitarra toma el protagonismo mientras Taylor narra la primera visita al médico con su madre, el sentimiento de desesperación y, sobre todo, la esperanza de que todo vuelva a ser como antes: “You’ll get better soon ’cause you have to”. La delicada voz de la artista que casi desaparece en el último estribillo envuelve el tema y nos hace empatizar irremediablemente con ella y su madre: “What I am supposed to do if there’s no you?”.

8. The Moment I Knew (Red, 2012)

Esta canción, que vio la luz en la edición especial de Red, narra con todo detalle una fiesta de cumpleaños real de Taylor Swift a la que no asistió su novio de aquella época. The Moment I Knew podría ser, sin ningún problema, una secuencia de cualquier serie o película americana juvenil. Swift muestra sin reparo alguno su parte más intensa y dramática en una letra que nos transporta a aquel fatídico cumpleaños. “You should’ve been there”, confiesa la artista en el primer verso. Y tiene razón, porque él prometió asistir y ella estuvo esperándolo toda la noche: “What do you do when the one who means the most to you is the one who didn’t show?”. El final es devastador: la pareja rompió por culpa de un momento que Taylor jamás olvidará.

7. marjorie (evermore, 2020)

marjorie, la décimo tercera canción de evermore, es un tributo a la abuela de Taylor Swift. Fallecida en 2003, Marjorie Finlay fue una gran inspiración que animó a Taylor a perseguir su sueño de ser cantante. En el tema, la artista comparte algunas de las enseñanzas y experiencias que vivó con su abuela, explicando que una parte de Marjorie sigue viva en ella. Aun así, el dolor de haber perdido a su abuela sigue presente: “Should’ve kept every grocery store receipt ’cause every scrap of you would be taken from me”. Cualquier persona que haya perdido a un ser querido puede sentirse identificada con esta enternecedora canción, por lo que se ha ganado un merecido séptimo puesto.

6. champage problems (evermore, 2020)

champagne problems narra la historia de una joven que se encuentra en una situación para la que no estaba preparada: cuando su pareja le pide matrimonio, ella sorprende a todo el mundo al negarse. Además, la canción sugiere que dicha joven sufre alguna enfermedad mental, lo cual es utilizado por sus conocidos en su contra, estigmatizando su situación: “«She would’ve made such a lovely bride, what a shame she’s fucked in the head», they said”. Probablemente, champagne problems es una de las canciones más tristes de la lista musicalmente. Protagonizada por la presencia constante del piano, nos transmite perfectamente las sensaciones de desesperación y abandono.

5. Dear John (Speak Now, 2010)

Volviendo a un punto anterior en la carrera de Taylor Swift, Dear John es una de las canciones más amadas de su tercer álbum de estudio. Con más de seis minutos, la composición trata su corta relación con el cantante y guitarrista John Mayer. Taylor plasma su frustración y dolor por el pésimo trato que recibió por parte de su expareja, pues esta no tenía en cuenta sus sentimientos. También nos habla de la diferencia de edad entre ellos, de 10 años, que evidentemente crea unas dinámicas de poder que acaban jugando en contra de la artista: “Don’t you think I was too young to be messed with? The girl in the dress cried the whole way home”.

4. exile (folklore, 2020)

Aunque podría ocupar el primer puesto sin ningún problema, la preciosa colaboración de Taylor con Bon Iver se queda al límite de entrar en el podio. El asombroso piano de exile suena de fondo mientras una pareja destruida se lanza reproches. Él, representado con la preciosa voz grave de Bon Iver, se siente abandonado y no soporta ver a quien tanto quiso con otra persona. Ella, la sutil Taylor Swift, se cansó de dar oportunidades a alguien que no las merecía. Ahora, ambos son náufragos exiliados de un amor roto: “We always walk a very thin line”. Tras sus declaraciones personales, a partir de la segunda mitad de la canción ambos personajes entrelazan sus voces como si de una batalla se tratara. En definitiva, es una canción rompedora en todos los sentidos que nunca debería caer en el olvido.

3. tolerate it (evermore, 2020)

El piano, la magnífica producción y la huella que deja la letra de esta canción en nuestra mente merecen la medalla de bronce. Sin duda, tolerate it es la mejor canción del último álbum inédito de la artista y demuestra que, gracias a su incansable imaginación, Taylor es capaz de componer canciones desgarradoras aunque se encuentre en el momento más feliz de su vida para ilustrar realidades ajenas a la suya propia. La protagonista de la canción muestra el amor incondicional y el peligro que siente hacia un hombre (mayor que ella) que no merece su afecto: “I know my love should be celebrated, but you tolerate it”. La amante, que hace todo lo que está en su mano para demostrar su cariño hacia él, se abre en canal y reconoce la toxicidad de su relación. Por fin, consiguió ser su prioridad. 

2. Last Kiss (Speak Now, 2010)

En el segundo puesto no podía faltar esta conmovedora balada. Last Kiss describe los sentimientos de tristeza que Taylor experimenta a raíz de su ruptura con Joe Jonas, centrándose en la melancolía y recordando momentos que pasaron juntos. El ritmo lento de la canción provoca una sensación de introspección que hace que sea mucho más íntima. La mejor parte de la canción, sin duda, es el puente, en el que enfatiza el dolor por la pérdida de su relación: “So I’ll watch your life in pictures like I used to watch you sleep. And I feel you forget me like I used to feel you breathe. And I keep up with our old friends just to ask them how you are. Hope it’s nice where you are”.

1. All Too Well (Red, 2012)

Finalmente, el primer puesto se lo tenía que llevar la queridísima canción por los oyentes de Taylor Swift, All Too Well. En este tema, Taylor intenta rescatar memorias y experiencias vividas con una expareja después de su ruptura, reviviéndolas como si no fueran parte del pasado. Si All Too Well es una de las canciones más aclamadas de la artista, es por su habilidad de encontrar belleza en la vulnerabilidad: “And you call me up again just to break me like a promise. So casually cruel in the name of being honest”. Al final, la canción recopila en una estrofa arrolladora todos los recuerdos de algo que pudo ser y no fue. Es, en definitiva, una historia con la que cualquiera puede verse identificada.

La estadounidense ha ido evolucionando mientras su público principal, la generación Z, iba sintiéndose cada vez más atraída por el universo de soledad, apatía y tristeza creado por estas canciones. Y, para ser sinceros, ponerse los cascos para disfrutar (o sufrir) de nuestra soledad acompañados de Taylor Swift, la reina del drama, es un momento que todos deberíamos experimentar. Por ello, en Discordia hemos elaborado una playlist en Spotify de 48 minutos con estas 10 composiciones, aunque recomendamos no abusar de ella y escucharla con precaución.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales