Entrevista al escritor, investigador y cineasta Eduardo Fuembuena sobre su libro Lejos de aquí y el director de cine vasco Eloy de la Iglesia

Eduardo Fuembuena, decorador de cine y televisión y director del cortometraje Voces (2010), realiza una investigación de Eloy de la Iglesia y su cine desde hace 11 años. En 2021 ha reeditado su libro Lejos de aquí. La verdadera historia de Eloy de la Iglesia y Jose Manzano. En él podemos encontrar más de 860 páginas de información, relato y fotografías acerca de la figura del director vasco, su filmografía y su relación con su actor fetiche José Luis Manzano.

P: ¿Cómo llegaste al cine de Eloy de la Iglesia?

R: De una manera muy inadvertida: como un cinéfilo que opta por ver El pico y luego vuelve al cine que prefiere, pero que, años después, decide dedicar en cuerpo y alma unos años a un trabajo de investigación sobre Eloy de la Iglesia y José Luis Manzano con la finalidad de dilucidar la verdad detrás de unas películas y de quienes, sin ser un ejemplo de algo, tan bien representan nuestra historia reciente.

P: ¿Con qué tres adjetivos definirías su cine?

R: Libre, ácrata y combativo.

P: ¿Cuáles son tus películas favoritas de Eloy y por qué?

R: La semana del asesino porque, a pesar de que Eloy se viera obligado a traicionar la esencia de su relato al trabajar con un intérprete mucho mayor que el “casi un adolescente” que había descrito en el guion, es su primera obra de madurez; El diputado porque esta biblia de su cine es la reconstrucción en la pantalla de la reforma democrática del país, si bien parcial y sesgada ya que está vista exclusivamente desde la izquierda y, finalmente, Otra vuelta de tuerca porque es la suma más madura de su cine y una auténtica autobiografía encubierta.

P: Háblanos un poco de tu libro Lejos de aquí. La verdadera historia de Eloy de la Iglesia y Jose Manzano. ¿De qué trata?

R: Ya me significo en el título y no querría quedar como un charlatán. Creo que cada singular lector debería contestarle a esa pregunta. El número más alto de lectores, lo que es harto complicado en un libro autoeditado y autopublicado. Y, mire, ya le estoy respondiendo, en parte, a su pregunta.

Portada de la reedición de Lejos de aquí. La verdadera historia de Eloy de la Iglesia y Jose Manzano de Eduardo Fuembuena (2021).

P: ¿Cuáles fueron los motivos por los que decidiste iniciar ese camino de investigación y profundización en la figura de Eloy y la de Manzano que ha durado tantos años?

R: Le remito a la pregunta uno, si es que existen algunos. Muchas de las grandes decisiones de nuestra vida las tomamos sin un fundamento tangible, aunque luego seamos capaces de defenderlas con firmeza y hasta de sacrificarnos por ellas y por un noble fin.

P: Por tus redes sociales has dejado entender que estás preparando una serie basada en tu libro. ¿Cómo surgió la idea? ¿Cómo va el proceso? ¿La veremos pronto?

R: En efecto. Se trata de una adaptación del libro Lejos de aquí, aunque cabe decir que esta historia tuvo vocación de ser contada para el audiovisual de ficción desde el primer momento y que he trabajado en la guionización de la historia durante todos estos años. Por lo tanto, el objetivo principal de la serie será descubrir al espectador actual un relato humano inédito de cine y vida. Que se produzca o que permanezca en la zona de sombra no depende de mí.

P: Eloy conseguía mostrar en sus cintas una realidad muy dura de manera cruda y verosímil, hundiendo el dedo en la llaga, pero al mismo tiempo la mayoría de sus películas resultaban ser éxitos. ¿Crees que eso es posible en el cine de hoy en día, que algo tan ácido y dolorosamente real sea un éxito?

R: Eloy denuncia en sus películas una realidad que le tocó vivir y padecer y, precisamente para liberarse de la represión que le provocaba la sociedad en la que estaba inserto, escribió y dirigió artefactos cinematográficos que tanto cuentan de él y de sus grupos, no solo de un contexto de no futuro, que es sinónimo de este país. La salvedad es que lo hace con una fuerte vocación popular y con un sentido comercial fuera de lo común. Hoy en día no existe nada, salvo excepciones que justifican el desierto creativo e ideológico. La dictadura económica se ha impuesto a cualquier otra y esta conlleva necesariamente la falsa corrección política y hacer pasar la falacia por verdad.

P: ¿Ves algo dentro del cine español de hoy en día que te recuerde al cine de Eloy? ¿Y en el cine fuera de España?

R: Insisto, hoy no hay nada. La única película que recuerde ahora producida en los últimos 10 años que me ha parecido digna heredera del cine de Eloy, del de Pasolini y del de Fassbinder es Beach Rats. Y solo en su contenido, que no en su forma.

P: Para ti, personalmente, ¿cuáles son los puntos claves del cine de Eloy?

R: Su arrojo al contar una realidad que el veía sucia y fea en sí misma durante los últimos años del movimiento franquista y, luego, durante su transmutación a una España reformada y muchísimo más corrupta; la defensa que hace de los marginados, incluyendo a los jóvenes, no porque hubiera que acometerla sino por pura necesidad y porque le apetecía.

P: ¿Qué se puede aprender como cineasta o como amante del cine de las cintas de Eloy de la Iglesia?

R: Como escritor te diría que sus guiones son una escuela de la coherencia narrativa. La cinefilia va por otros lares y acorde con los gustos personales de cada uno.

Para saber más sobre Eduardo Fuembuena, su libro y el desarrollo de su serie, podemos encontrarlo en Twitter (donde está muy activo) y en su página de Facebook. Por su parte, algunas de las películas de Eloy de la Iglesia están disponibles en la plataforma de streaming FlixOlé.

Fotografía del estreno de El pico 2 (1984). De izquierda a derecha: Antonio Flores, José Luis Manzano, Eloy de la Iglesia, Valentín Paredes y “El Pirri”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perfiles en Redes Sociales